Al hacer un balance de los resultados de la pasada Cumbre Iberoamericana, realizada en Veracruz, México, el funcionario explicó que es la primera vez que esta sede la ostenta un país centroamericano.

“Es un reconocimiento a todo el trabajo en materia de cooperación que venimos desarrollando. El Salvador es visto como un referente en materia de gestión y ejecución de la cooperación”, expresó el canciller Martínez.

En este contexto, calificó de “muy positivos” los acuerdos alcanzados por los países que asistieron a la pasada cumbre, pues “en primer lugar, se relanza el espacio iberoamericano, que es un espacio que ya tiene varios años de funcionamiento, pero que había experimentado en los últimos años cierto estancamiento”.

“Ahora, con la cumbre de Veracruz, hay un relanzamiento del espacio, se hace una mayor articulación entre al menos 3 instancias del espacio iberoamericano que son fundamentales: la Secretaría General Iberoamericana, la Organización Iberoamericana de Juventudes y la Organización Iberoamericana de la Educación”, expresó.

Añadió que “estas tres organizaciones ya no están trabajando cada quien por su lado, están trabajando coordinadamente. Y eso nos ha permitido lanzar varios programas concretos”, como el programa de movilidad docente y de becas y el de movilidad académica, que permitirá que los jóvenes estudiantes puedan acceder a parte de su formación o formaciones completas en diferentes países a sus países de origen.

Asimismo, el Canciller destacó la importancia de las discusiones en torno a tres aspectos fundamentales para el desarrollo y la consolidación de nuestras sociedades: la educación, la innovación y la cultura.

“Nosotros decíamos en nuestra presentación que esa trilogía está totalmente articulada y es complementaria. No puede haber innovación si no hay una educación de base que le dé a los niños, niñas, jóvenes y adultos un horizonte sobre el cual construir las innovaciones que se deben realizar”, afirmó el funcionario.